Miles de trabajadores agrícolas indocumentados en todo el país podrían beneficiarse del proyecto de ley aprobado por la mayoría de la Cámara de Representantes, si el Senado decide darle luz verde también.

El proyecto de ley fue aprobado en el Congreso esta semana en una votación 260 a favor y 165 en contra por representantes de ambos partidos.

Esta es la primera iniciativa de este tipo que aprueba la Cámara Baja, desde que en junio de 2013 el Senado aprobó una reforma migratoria que perseguía legalizar a millones de indocumentados que tienen ya años viviendo en los Estados Unidos.

El optimismo que despierta este proyecto denominado Ley de Modernización de la Fuerza de Trabajo Agrícola, es que cuenta con el apoyo de representantes del partido República y del partido Demócrata en la Cámara de Representantes, lo que permite augurar que pueda tener mejor acogida en el Senado.

El plan es liderado por el representante de California, Zoe Lofgren y el republicano de Washington, Dan Newhouse. Las negociaciones del proyecto de ley entre ambos partidos se extendieron un poco más de ocho meses y contó con el apoyo del sector agrícola y los organizaciones laborales del país. El proyecto fue presentado con el respaldo de 26 representantes demócratas y 23 republicanos.

A pesar de contar con el apoyo de la mayoría del voto bipartidista de la Cámara, no se sabe aún si el proyecto tendrá la misma suerte en el Senado y si la iniciativa contará con el respaldo del gobierno.

El proyecto S. 744 fue aprobado por el Senado en 2013 con 68 votos a favor y 32, cuando los demócratas controlaban la Cámara Alta. En ese momento, sin embargo, el proyecto de ley no contó con el apoyo de la Cámara de Representantes en poder de los republicanos, quienes argumentaron que no lo apoyaban por razones de seguridad nacional.

Beneficios del proyecto de Ley

Zoe Lofgren, una de las representantes que patrocinan el proyecto de ley, afirmó que “los hombres y mujeres que trabajan en las granjas de Estados Unidos alimentan a la nación. Pero los trabajadores agrícolas de todo el país viven y trabajan con incertidumbre y miedo, lo que contribuye a la desestabilización de las granjas en todo el país».

Agregó que el “proyecto de ley ofrece estabilidad para las granjas estadounidenses al proporcionar un camino a la situación legal para los trabajadores agrícolas”.

Dijo además que “la Ley de Modernización de la Fuerza de Trabajo Agrícola aborda las necesidades laborales futuras de la nación mediante la modernización de un sistema obsoleto para los trabajadores temporales, al tiempo que garantiza salarios justos y condiciones laborales”.

La representante instó al Senado a seguir el ejemplo de la Cámara y aprobar con celeridad este primer acuerdo inmigratorio bipartidista, “que mejore los programas y las leyes laborales agrícolas de Estados Unidos«.

En 2001, durante el gobierno de George W. Bush, fue debatido por el Congreso y la Casa Blanca un proyecto de ley similar, destinado a regularizar la permanencia de alrededor de 2 millones de trabajadores agrícolas, mayoritariamente de origen mexicano. Poco tiempo después ocurrieron los atentados terroristas del 11 de septiembre.

Los trágicos sucesos detuvieron la negociación del proyecto de ley que fue retomado en 2005 pero sin llegar a obtener el respaldo de los dos partidos en el Congreso.