TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7
TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

Los testimonios de menores migrantes y de sus padres indican que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), ha detenido y encerrado a decenas de niños en lugares secretos por períodos prolongados. Muchos de estos menores que ya viven en Estados Unidos con sus padres, son confinados en cárceles sin que nadie sepa de su paradero.

Víctor, uno de los detenidos por la policía de Carolina del Norte, tenía 17 años cuando fue arrestado. Después de obtener la libertad condicional, el joven inmigrante de origen mexicano llamó a su madre, Leticia, para informarle que funcionarios del ICE se lo estaban llevando pero no supo explicar a dónde.

Después de un mes la angustiada madre no sabía dónde estaba su hijo: “tuve miedo de que ya estuviera en México”. Tras una intensa búsqueda, finalmente se enteró que su hijo estaba recluido en un centro de detención de Oregón, al otro extremo del país.

Luego de permanecer tres meses encerrado y solicitar la “salida voluntaria” de EE.UU y evitar así su deportación, pudo regresar a México después de cumplir la mayoría de edad.

“Cárceles secretas” para menores de ICE preocupan a familiares y abogados

Este es uno de los tantos casos que están ocurriendo en el país con los inmigrantes menores de edad, pero que por razones de seguridad prefieren no denunciar públicamente la presunta violación de sus derechos humanos. La opacidad que reina, impide que tanto abogados como las organizaciones de apoyo a los inmigrantes puedan actuar.

La directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Washington, Angelina Godoy, reveló que cuando intentó investigar la situación de los menores en un centro de detención ubicado a las afueras de Seattle, funcionarios de ICE lo impidieron.

Los funcionarios del centro estaban dispuestos a ofrecer la información que Godoy había solicitado, pero los agentes de ICE lo prohibieron. El gobierno federal, incluso, solicitó a los tribunales que esta información se mantuviera en secreto.

“No puedo objetar el hecho de que están detenidos. Pero me opongo al hecho de que nadie puede saber quiénes son (y) por qué”, dijo Godoy para quien estas detenciones arbitrarias son injustas.

Las cárceles juveniles de ICE son secretas”

La cadena CNN en un reportaje sobre este tema, explicó que los niños migrantes al cruzar solos o con sus familias la frontera con EE.UU, terminan encerrados en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza o en refugios familiares bajo la supervisión de ICE. Otros, en las instalaciones que administra la Oficina de Reasentamiento de Refugiados.

Los menores que ya viven en los Estados Unidos acompañados, son detenidos en instalaciones alquiladas por ICE junto a otros menores con ciudadanía estadounidense o residencia pero procesados por delitos penales.

Abogados de inmigración afirman que en la mayoría de los casos, se trata de niños y adolescentes que tienen ya una condena penal o han sido acusados. De manera que en esos centros de detención los niños con mezclados con otros menores delincuentes.

ICE detuvo a 130 menores migrantes entre 2009 y 2017. Los niños permanecieron detenidos por más de 72 horas en estos centros, según datos de la agencia. Para el mes de julio, ICE reveló a CNN que mantenía a 8 adolescentes (todos varones) bajo custodia. Sin embargo, no ofreció detalles si fueron mantenidos en tales condiciones desde 2017.

Según CNN, para la detención de los menores se usaron unos tres centros en los estados de Pensilvania, Washington y Oregón. Una norma judicial de 1997 ordena a ICE que debe devolver a los menores migrantes “sin retrasos innecesarios” a algún familiar conocido.

La detención de menores por tiempo prolongado por parte de ICE, es una práctica que no está siendo supervisada y no permite tampoco el derecho a la defensa a los niños. Los menores y sus padres se ven impedidos de contar con ayuda legal de abogados de inmigración y organizaciones de derechos humanos.

ICE afirma que cumple con la ley

La otra dificultad de estas detenciones secretas, es que la familia de los niños no tiene forma de saber dónde están porque no se ofrece información en internet. Los registros de detenciones del Gobierno son solo para personas adultas. Según la directora de políticas en el Centro Nacional de Justicia Para Inmigrantes, Heidi Altman, el problema es que “Las cárceles juveniles de ICE son secretas”.

ICE alega que estas detenciones se aplican solo a menores con un historial criminal grave. “Sería irresponsable y potencialmente peligroso que la agencia permita que estas personas permanezcan fuera de custodia [mientras esperan los procedimientos de inmigración o la deportación]”, sostuvo la agencia.