TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detuvo o consideró inadmisible a un millón de personas aproximadamente en lo que va de año, a lo largo de toda la frontera entre México y los estados Unidos, según informó el jefe interino de la CBP, Mark Morgan.

El volumen de migrantes que se desplazó hasta la frontera entre los dos países, tuvo un incremento inusitado durante el presente año fiscal. Esto representa un 88 por ciento de aumento de la cifra de migrantes con respecto al año 2018, dijo Morgan.

Agregó el funcionario desde la Casa Blanca que “estos números son cifras que ningún sistema de inmigración está diseñado para manejar el mundo, incluido el nuestro”.

La cifra de familias de migrantes que han llegado hasta la frontera de México y EE.UU se triplicó el año pasado, según datos de CBP. Morgan indicó sin embargo que el número de detenciones e inadmisibilidad ha disminuido notablemente en estos últimos meses, lo que considera un “logro sin precedentes”.

detenidos en la frontera

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos realizó en el mes de septiembre unas 52.000 acciones de orden público, incluyendo detenciones y declaraciones de inadmisibilidad de migrantes en los puertos legales de entrada. Esto representa cerca de 65% desde el incremento de mayo.

Según Morgan estos logros han sido posibles gracias al programa de Protocolos de Protección al Migrante, conocido como “permanezcan en México“, junto con las acciones de coordinación, los esfuerzos de las autoridades mexicanas y el apoyo de las asociaciones regionales.

El funcionario anunció que la CBP está “instituyendo esa IFR (Norma Final Provisional) de asilo esta semana”.

Esta norma del “tercer país seguro” establecida por los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, prohíbe expresamente a los migrantes solicitar asilo en EE.UU si previamente no lo han hecho en cualquiera de los países a través de los cuales han viajado antes de llegar a la frontera estadounidense.

En septiembre, la Corte Suprema aprobó la regla del gobierno de Donald Trump que impide a los migrantes centroamericanos solicitar asilo en los Estados Unidos.