TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7
TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

La Corte Suprema de Estados Unidos, escuchó los argumentos orales expuestos por los representantes de los casi 700 mil inmigrantes indocumentados protegidos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), mejor conocidos como ‘dreamers’, cuyo tema ha permanecido en un limbo legal durante varios años.

Cientos de dreamers y activistas de derechos humanos marcharon desde distintos estados del país este martes hasta la sede de la Corte Suprema en Washington para asistir a la audiencia sobre la suspensión de DACA.

El programa DACA creado por el entonces presidente Barack Obama para proteger de la deportación a jóvenes y niños, fue cancelado en noviembre de 2017 por la administración de Donald Trump. El entonces secretario de Justicia, Jeff Sessions, dijo que el gobierno federal rescindía el programa por considerar que Obama se había excedido en sus competencias.

Con la cancelación de DACA miles de inmigrantes quedarían desprotegidos frente a un proceso de deportación, ya que no contarían con un estatus legal en el país. Desde 2017 hasta ahora los 700,000 inmigrantes, sin embargo, no han perdido su capacidad de vivir, trabajar y estudiar en EE.UU, tal como lo prevé el fallo de varios tribunales que han impedido que el gobierno lo cancele del todo antes de que el máximo tribunal del país emita un veredicto final.

Corte Suprema

En el Congreso, demócratas y republicanos han debatido intensamente el tema, pero no se han puesto de acuerdo para buscar una salida a la disputa legal. Actualmente, cerca de 690,000 adultos jóvenes tienen una protección temporal basada en DACA y otras 34,000 solicitudes adicionales están siendo procesadas por funcionarios federales por primera vez, de acuerdo con datos del gobierno.

Hasta el 30 de junio de 2017, se habían registrado y aprobado desde el inicio del programa 793.026 personas, mientras que se habían recibido unas 900.000 solicitudes de renovaciones durante toda la vigencia del programa.

Los solicitantes elegibles del programa, fueron aquellas personas que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años y estaban viviendo en el país desde el 15 de junio de 2007. El otro requisito es que no podían tener más de 30 años al momento de la promulgación de esta política del Departamento de Seguridad Nacional en 2012.

El país con más solicitantes aceptados de DACA es México, seguido por otros países centroamericanos como El Salvador, Guatemala y Honduras. El programa ha permitido a los dreamers tener trabajos legales, estudiar en universidades y colegios y obtener licencias de conducir válidas, aunque también pagan impuestos sobre la renta.

Dreamers permanecen en un limbo legal

Si bien DACA benefició a los adultos jóvenes y niños aceptados, los dejó en un limbo legal al no darles una vía legal para obtener la Residencia permanente legal (Greencard) ni la ciudadanía. Esto ha sido criticado por los defensores de los derechos de los inmigrantes.

Al estar protegidos por DACA, los dreamers pudieron hacer solicitudes de diferimientos de la deportación y vivir legalmente en EE.UU durante dos años. Luego de concluido ese periodo tenían la posibilidad de solicitar la renovación.

Pero en septiembre de 2017, la administración Trump anunció la cancelación de DACA. Sin embargo, los jueces de varios tribunales impidieron que el gobierno pudiera llevar a cabo su decisión al establecer que el programa podía seguirse renovando hasta que los beneficiarios recibieran respuesta a sus apelaciones.

Un tribunal federal de apelaciones en noviembre de 2018, confirmó un fallo en el que se impidió al gobierno terminar el programa por lo que DACA se ha mantenido vigente. La decisión fue apelada por administración de Trump que solicitó a la Corte Suprema revisar esta decisión.