TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7
TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

Un juez falló a favor de la familia guatemalteca que había entablado la demanda con el gobierno de estados Unidos y le otorgó el derecho de estar acompaña por sus abogados sin necesidad de que tengan que regresar a México mientras esperan. La medida judicial podría beneficiar también a otros inmigrantes si buscan ayuda legal.

Esta familia será la primera que pueda tramitar el asilo desde EE.UU y no desde México como ordena la nueva política de la Administración de Donald Trump desde enero pasado. La familia podrá demostrar el “miedo creíble” desde territorio estadounidense, gracias al fallo del juez que permite que los migrantes sean ayudados por abogados.

Casi 50,000 solicitantes de asilo están bajo el programa de permanencia en México (Protocolo de Protección a Migrantes), el cual supone para muchos solicitantes un proceso legal difícil de navegar. Durante las repetidas visitas a las cortes de los solicitantes de asilo, puede transcurrir mucho tiempo antes de que los casos sean resueltos.

La Unión Americana de Libertades (ACLU), dijo a EFE que se trata de “una victoria para los derechos de los inmigrantes”. El abogado Michael Hopkin, directivo de ACLU informó que “La familia pudo comunicar al gobierno federal sus experiencias traumáticas y sus temores constantes de persecución mientras estaba en México y ahora se les permitirá esperar sus audiencias de asilo en los Estados Unidos”.

La abogada de inmigración Monica Langarica, por su parte, dijo que las personas detenidas eran mantenidas incomunicadas y ni siquiera se les permitía tener contacto con sus abogados. Eso llevó a una familia guatemalteca a interponer una demanda y un juez dictaminó que los migrantes tienen derecho a estar acompañados por sus abogados durante su proceso de entrevistas.

Al efecto el juez de la causa entregó “una orden restrictiva temporal de emergencia que prohíbe negar el acceso a su abogado a los solicitantes (de asilo) en custodia de Aduanas y Protección Fronteriza”, que prohíbe al gobierno negar el acceso a los abogados.

Según un representante del Sindicato de Oficiales de USCIS, Chuck Tjersland, que realizan estas entrevistas, los cambios son necesarios. “Sabemos cuando estamos realizando estas entrevistas (que) es un estándar imposible para esa gente (solicitantes de asilo) y esa gente no tiene ninguna idea de lo que estamos haciendo cuando hacemos esas preguntas”.

Los abogados que representan a la familia guatemalteca han dicho que un cambio en las políticas sería positivo para los inmigrantes. También han insistido en que los solicitantes de asilo deben seguir buscando apoyo legal que a veces es gratis o a bajo costo. Además, la corte da listas de organizaciones que están tomando los casos, agregó la abogada Mónica Langarica.

A la familia que entabló la demanda contra el gobierno estadounidense, le fue otorgado un permiso para permanecer en los Estados Unidos mientras se decide su caso. Esa familia, de acuerdo con la abogada, ahora no corre peligro como antes.