TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

Los defensores de derechos civiles de los inmigrantes están preocupados por la posibilidad de que los solicitantes de asilo también sean sometidos por la administración del presidente Donald Trump a esta práctica que ya es común entre los inmigrantes detenidos, según reseñó la agencia de noticias The Associated Press.

La toma de muestras de ADN de los inmigrantes, permitiría mejorar la detección e identificación de indocumentados en el país que se dedican a las actividades delictivas, según el gobierno. Representantes de la administración argumentan que este grupo de personas suele pasar desapercibido.

La alarma entre los activistas de derechos civiles se ha prendido porque creen que existe la posibilidad de que tras implementar esta práctica también entre los solicitantes de asilo, las agencias del gobierno abusen de la información que recogen.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a principios de octubre informaron que el plan del gobierno era ampliar sustancialmente la recolección de muestras de ADN, que hasta el momento se aplica de forma muy limitada.

La preocupación ahora es porque no ha quedado claro aún si el gobierno también quiere poner en práctica la toma de muestras para los solicitantes de asilo y cuándo comenzaría a implementar este programa.

Un funcionario del Departamento de Justicia que conversó con AP bajo condición de anonimato, aseguró que el gobierno sí prevé incluir a los solicitantes de asilo entre la población a la que se tomarán las muestras de ADN.

Sin embargo, no ofreció detalles a cuáles de ellos y adelantó que este lunes se publicaría un reglamento enmendado en el que se ordena recolectar ADN a todos los migrantes que en puntos de entrada oficiales a Estados Unidos, así como a aquellos que se encuentran detenidos aunque sea temporalmente.

Doj

La fuente reveló que el ADN recolectado sería transferido directamente a una base de datos del Buró Federal de Investigaciones (FBI) para su utilización posterior en casos criminales.

Migrantes que quedarían exentos

La medida del gobierno no afectaría a todos los inmigrantes que ya residen en los EEUU. Los residentes permanentes y quienes entran en el país de forma legal estarían exentos. Igualmente, los menores de 14 años quedarían excluidos.

En la actualidad el gobierno recolecta ADN pero de forma limitada y solo en casos en los que un inmigrante es procesado por delitos penales ante un tribunal federal. Los casos en los que se aplica esta práctica incluyen cruzar la frontera ilegalmente.

Este tipo de cargos afecta generalmente a personas adultos que viajan solas. Las personas que ingresan al país acompañadas por menores de edad por lo general no son procesadas, debido a que los niños no pueden ser detenidos.

A través de las tomas de ADN, el gobierno podría recolectar grandes volúmenes de datos biométricos de centenares de miles de migrantes. La preocupación por la violación de la privacidad que plantea este plan está generando gran preocupación, sobre todo si se amplía la recolección de muestras genéticas a los extranjeros que no son sospechosos de delitos relacionados con el cruce ilegal de la frontera.

“Esto podría realmente cambiar el propósito de la recolección de ADN: de herramienta para las investigaciones criminales a instrumento de vigilancia de la población”, dijo la abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, Vera Eidleman.