TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7
TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), anunció que a partir de 2020 los solicitantes de asilo estarán impedidos de solicitar una autorización empleo hasta que su caso sea decidido en los tribunales.

La medida fue que anunciada el pasado miércoles 13 de noviembre, intenta colocar nuevas dificultades para que los extranjeros que llegan a Estados Unidos presenten solicitudes de asilo “frívolas, fraudulentas o no meritorias para obtener una autorización de empleo”, dijo la agencia.

Hasta ahora, los solicitantes de asilo han podido trabajar legalmente en EE.UU, mientras su caso es tramitado. Después de 150 días de iniciado el trámite del asilo, los solicitantes pueden solicitar la autorización de empleo para poderse sostener en el país. Ahora, salvo algunas excepciones, esto no será posible.

Esta medida es parte del Memorando enviado por la Administración del presidente Donald Trump el pasado 29 de abril de 2019, en la que solicita que se adopten medidas adicionales para mejorar la seguridad fronteriza.

La misma medida ordena también que en caso de ser denegada la solicitud de asilo finalmente, las autorizaciones de trabajo otorgadas queden eliminadas automáticamente.

El director interino de USCIS, Ken Cuccinelli, dijo que el sistema de inmigración estadounidense está en crisis y “Los extranjeros ilegales están jugando con el asilo en busca de oportunidades económicas, lo que socava la integridad del sistema. Retrasa el alivio para los solicitantes de asilo legítimos que necesitan protección humanitaria”.

Insistió en que la nueva regla propuesta busca “restaurar la integridad del sistema de asilo y disminuir el incentivo para presentar una petición con el objetivo principal de obtener la autorización de trabajo”.

La regla que ya fue publicada en el Registro Federal este jueves 14, advierte también que faltan a una cita con las autoridades de inmigración puede conducir a la negación de la petición. En consecuencia, le será negada la solicitud del permiso de empleo a los solicitantes de asilo.

Aunque USCIS indicó que la norma tiene algunas excepciones, aún no ha explicado cuáles son y sobre qué bases se establecerán las consideraciones para otorgar el permiso de trabajo.

La intención de USCIS es negar los permisos de trabajo a los solicitantes de asilo y a aquellos inmigrantes con antecedentes criminales en EE.UU procesados por algún delito federal o estatal. Tales delitos incluyen conducir bajo influencia de las drogas o el alcohol (DUI).

Pero también, los arrestos no resueltos o las acusaciones de cargos criminales aún pendientes, se convertirán en un obstáculo para que un extranjero solicitante de asilo pueda obtener una autorización de trabajo.

Sin embargo, la agencia especificó que los requisitos de elegibilidad para el asilo permanecen iguales con la nueva regla.

Junto con la autorización de empleo los solicitantes de asilo han podido obtener un número de seguro social que sirve para tramitar otros documentos, entre ellos una licencia de conducir.