TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

La administración federal está utilizando la Oficina del Censo para recabar información sobre las personas que reciben ayudas públicas y los datos personales contenidos en las licencias de conducir en las que por lo general se incluye el estatus migratorio del titular, según información de la agencia de noticias The Associated Press.

Ya anteriormente el Censo había intentado incluir en sus cuestionarios una pregunta con la intención de identificar a los extranjeros residentes en el país, pero la Corte Suprema de los Estados Unidos emitió un fallo impidiéndoselo.

Sin embargo, el presidente Donald Trump ordenó al Departamento de Comercio que dirige el Censo, seguir intentando conseguir esa información. Esto preocupa a los defensores de los derechos de los migrantes, quienes consideran que estas acciones pueden desacreditar la fiabilidad del Censo.

Gobierno utiliza el Censo

Advierten que los migrantes podrían negarse a contestar el cuestionario del Censo de 2020 por temor a ser identificados por el Gobierno y sufrir represalias, todo lo cual arrojaría un resultado inexacto sobre la población estadounidense. El Censo se realiza cada 10 años y sirve para determinar el presupuesto federal de ayuda a los estados y el número de representantes estatales en el Congreso, entre otros usos.

Según indicó AP, la Asociación Estadounidense de Administradores de Vehículo de Motor, casi todos los estados han recibido peticiones de información de la Oficina del Censo para que se les suministre datos como raza, edad, domicilio y estatus de ciudadanía (si son ciudadanos o no) de los usuarios.

El suministro de información está sujeto a lo que decida cada estado. Por ejemplo, uno de los estados que ya se negó fue Illinois mientras que La Florida aun no responde. El pasado viernes, un tribunal federal bloqueó temporalmente esta medida, que apunta a reducir en aproximadamente 60 % la llegada legal de migrantes al país.

La información que intenta recabar el Censo es doblemente preocupante para los activistas de derechos de los inmigrantes, ya que no solo se está revisando el estatus migratorio de la persona a través de la licencia de manejar sino también sobre quienes reciben ayudas públicas.

ICE examina datos de conductores sin su consentimiento

El Gobierno quiere utilizar esta información para negar las visas o la residencia permanente a los extranjeros que necesiten los programas médicos, escolares y demás subsidios públicos.

La Oficina del Censo quiere obtener esta información de los estados para “mejorar la eficacia y fiabilidad” de su data de población, supuestamente. Algunos registros como por ejemplo los sellos de comida, ya son compartidos por los estados con el Censo, pero esta nueva solicitud de información pondría más reacios a algunos sectores de la población a responder la encuesta, entre ellos, los migrantes indocumentados.

El uso de la data de las licencias de conducir por parte del Censo ya ha generado temor entre los migrantes indocumentados. En varios estados del país el Departamento de Vehículos de Motor (DMV, por sus siglas en inglés), ya está suministrando información al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que la usa para aumentar las deportaciones.

Sin el consentimiento de los conductores, millones de fotografías han sido examinadas por la agencia federal, a través de un programa de reconocimiento de imágenes, de acuerdo a lo revelado por el Centro de Privacidad y Tecnología de la Universidad de Georgetown, que ha tenido acceso a esta información.

Los agentes de ICE solicitaron permiso para revisar la información de las licencias de conducir en al menos tres estados que conceden estos permisos a inmigrantes indocumentados. Vermont y Utah accedieron a la petición, mientras que en Washington no se sabe todavía si finalmente los agentes de inmigración lograron realizar las búsquedas.

Si bien el ICE utiliza regularmente los datos biométricos (huellas dactilares, muestras de DN) de personas que han sido arrestadas o son convictos, en este caso se está utilizando información de millones de personas sin antecedentes penales.

Los estados que emiten licencias para indocumentados son California, Colorado, Delaware, Hawaii, Illinois, Maryland, Nuevo México, Nevada, Utah, Vermont y Washington.