TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

Inmigrantes indocumentados abandonan sus trabajos por rumores de redadas de ICE

Los rumores de que las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos se extiendan a todo el país, ha provocado que centenares de inmigrantes indocumentados huyan de sus trabajos por temor a ser detenidos.

Algunos estados donde ha cundido el miedo entre la población que no tiene un estatus legal son Georgia, Mississippi y La Florida y California, donde comenzaron las redadas.

Las empresas que emplean mano de obra ilegal ya han sentido los efectos perjudiciales de las medidas adoptadas por el gobierno federal para disminuir el número de inmigrantes sin papeles. Por ejemplo, las plantas avícolas de Georgia tuvieron que suspender su producción en vista del éxodo de mano de obra.

Los trabajadores de las plantas corrieron despavoridos ante la ola de rumores que surgió sobre eventuales nuevas redadas. La misma situación se ha presentado en Morton, Mississippi, donde los inmigrantes y sus familias temen ser detenidos y deportados por los agentes de ICE.

Los niños tienen miedo de que los funcionarios vayan a las escuelas y los apresen. Otros hijos de inmigrantes sin papeles no saben aún el paradero de sus padres que debieron abandonar sus casas y sus trabajos por temor a las redadas.

Trump: las redadas son un buen elemento disuasorio

Esta situación ha causado desasosiego entre las familias de inmigrantes que ahora no saben cómo enfrentarán los gastos del hogar, como pagos de alquiler. El 11 de agosto, helicópteros estuvieron sobrevolando sus hogares mientras cientos de agentes federales rodearon las plantas avícolas donde laboran sus padres, logrando detener a cerca de 700 inmigrantes indocumentados.

Los funcionarios federales han advertido que las redadas lejos de detenerse seguirán extendiéndose como un elemento disuasivo para que los inmigrantes abandonen el país. “Quiero que la gente sepa que si entra ilegalmente a Estados Unidos, se irá”, manifestó el presidente Donald Trump refiriéndose a estas medidas.

Aunque Trump considera las redadas “como un muy buen elemento disuasorio”, sus críticos han cuestionado estas prácticas y califican las redadas como parte de una “política de inmigración cruel que castigaba a los niños con fines políticos”, según informó CNN.

Sin embargo, unos 300 trabajadores indocumentados que fueron detenidos en las redadas más tarde fueron liberados por razones humanitarias.

Fuente: con información de CNN