Este fue el caso de Gixson Zambrana, un inmigrante nicaragüense a quien un juez de inmigración le impuso una fianza por 35,000 dólares para dejarlo salir en libertad.

Para mí eran dos opciones: regresar a Nicaragua y enfrentar un encarcelamiento, la muerte o pagar esa cantidad de fianza”, dijo Zambrana quien tuvo que huir de ese país por participar en manifestaciones contra el gobierno junto a su hermano quien fue asesinado en su presencia.

El inmigrante tuvo que acudir a una agencia de fianzas para que le prestara el dinero requerido por el juez para dejarlo en libertad, “pero igual yo tuve que dar el 20%”, dijo.

El precio de la libertad para los inmigrantes que están en custodia de ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos) es cada vez más alto.

El abogado de inmigración Álex Gálvez dijo a Telemundo que “ahora estamos viendo de 30 mil a 50 mil dólares (de fianza) para las personas que no tienen delitos, que nunca han tenido deportación”

Un estudio de la Universidad de Syracuse indica que con los años las fianzas para inmigrantes han aumentado exageradamente. En 2006 el promedio era de $ 50, para 2008 el monto subió a $5,000 y en 2018 fue de 8,000.

Estas astronómicas cifras de fianzas han puesto contra la pared a los inmigrantes indocumentados quienes al no poder pagarlas deben permanecer en los centros de detención del gobierno.

La estrategia del gobierno y los jueces es clara, al imponer fianzas por montos tan elevados, el inmigrante se ve forzado a la autodeportación, ya que muchas veces no puede pagarlas.