TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

Después de haber ganado el caso contra un ex funcionario de ICE, el procurador asistente en Spokane, Timothy Durkin, intentó hacerlo pagar 100,000 dólares en costos procesales.

Ignacio Lanuza un inmigrante mexicano que estuvo a punto de ser deportado en 2009 después de ser arrestado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por su nombre en inglés), ganó finalmente los casos contra de Jonathan M. Love, para entonces asistente del abogado jefe de ICE en Seattle, Washington y contra el gobierno federal.

Lanuza fue inicialmente arrestado bajo un cargo de posesión ilegal de armas y se salvó de ser deportado porque su abogado defensor descubrió un detalle en un documento elaborado por el funcionario Jonathan M. Love.

El documento falsificado por Love intentaba demostrar que Lanuza había firmado en 2000 un acuerdo con el gobierno para ser deportado a México, según informó The Associated Press.

El juez que conoció del caso no tuvo objeción sobre el documento y autorizó la expulsión del inmigrante. Pero, en 2002, el abogado de Lanuza descubrió un pequeño detalle que le llamó la atención.

El encabezado del documento donde supuestamente se evidenciaba que el inmigrante había aceptado la deportación se leía: “Departamento de Seguridad Nacional”. Sin embargo para el año 2000 aún no había sido creado el Departamento de Seguridad Nacional, del cual depende ICE.

Al descubrirse la falsificación del documento utilizado por el funcionario de ICE para deportar a Lanuza, las autoridades de inmigración tuvieron que otorgarle al inmigrante mexicano la residencia permanente junto a su esposa e hijos.

Precedente judicial favorable a los derechos de los inmigrantes

Pero Lanuza presentó en 2014 una demanda contra el ex funcionario Jonathan M. Love y el Gobierno federal, en la que acusaba al abogado de violar su derecho al debido proceso, y al gobierno de Barack Obama de “enjuiciamiento malicioso y aflicción emocional”.

El fallo de la Novena Corte de Apelaciones del Circuito, sentó un precedente al resolver el caso y establecer que los inmigrantes también pueden recuperar daños de funcionarios federales por violaciones constitucionales cometidas durante los procedimientos contra inmigrantes.

El abogado Love tuvo que pagar a Lanuza 6,250 dólares como indemnización por la violación de derechos civiles y debió declararse culpable de un cargo penal federal. El ex funcionario de ICE además pasó un mes de prisión y tuvo que renunciar a su licencia legal durante 10 años; también compensar al inmigrante con otros 12,000 dólares.

Pero los esfuerzos de Lanuza y su abogado para lograr que la Corte responsabilizara al Gobierno Federal por la conducta abusiva de su funcionario, no tuvieron éxito, ya que la jueza del distrito Barbara Rothstein rechazó la demanda presentada en agosto.

El procurador asistente en Spokane (Washington), Timothy Durkin, incluso intentó recuperar los costos legales acusando al inmigrante de haber iniciado un caso en el que en realidad no tenía ninguna posibilidad de éxito.

Durkin basó sus argumentos en la conducta pasada de Lanuza como inmigrante al haber intentado entrar ilegalmente a Estados Unidos y conducir bajo efectos del alcohol, muy a pesar de que los hechos no estaban relacionados con el verdadero tema de la disputa legal.

Sin embargo, en la sentencia que se dio a conocer este martes, la juez Rothstein criticó al Departamento de Justicia por intentar responsabilizar a la “víctima” (Lanuza) de los gastos del litigio.

Rothstein dijo que “a la Corte no se le olvida que Lanuza fue víctima de un delito cometido por un abogado de los Estados Unidos, y que otro abogado de los Estados Unidos se hizo cargo de la defensa del caso civil de Lanuza de una manera que parece demasiado entusiasta”.

La magistrada añadió que el reclamo presentado por el Gobierno “no servía (a) otro propósito que el de denigrar y avergonzar a Lanuza”. Esta decisión en favor de Lanuza le evitó el pago de una deuda por costos del proceso judicial que superaba los 100,000 dólares.