TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7
TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

La jueza del distrito sur de California Cynthia Bashant, falló en favor de los migrantes que hayan solicitado formalmente asilo antes del 16 de julio y se encuentran en espera de una respuesta en México. La magistrada dijo que a estas personas no se les puede aplicar la regla que entró en vigor en esa fecha.

El fallo de la jueza federal del martes, establece que la regla parcial para negar el asilo emitida por el gobierno de Donald Trump no es aplicable a los inmigrantes que llegaron a la frontera de los Estados Unidos y solicitaron la protección en un punto de entrada al país antes del 16 de julio de 2019.

La medida judicial podría ayudar a miles de personas que aguardan por respuesta para sus respectivas peticiones de asilo. La regla temporal emitida por el gobierno federal el 15 de julio, establece que los migrantes que solicitan asilo en la frontera de EE.UU deben demostrar antes que intentaron pedir asilo en un tercer país seguro.

Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes American Immigration Council, Center for Constitutional Rights, Southern Poverty Law Center (SPLC) y Al Otro Lado, presentaron una acción legal contra esta medida ejecutiva que entró en vigor el día 16, un día después de ser anunciada, ya que podía también perjudicar a los inmigrantes que ya estaban esperando respuesta en la frontera antes del 16 de julio.

Las organizaciones alegaron en su demanda que el gobierno se valió de tácticas “engañosas e inmorales” al imponer la prohibición contra los inmigrantes. La jueza del Cynthia Bashant emitió un fallo a favor de los defensores de los derechos de los inmigrantes al declarar que cualquiera persona que se haya presentado en un punto oficial de ingreso al país antes de esa fecha, debe quedar exceptuado de la regla que niega asilo.

Bashant indicó que: “Estas personas en busca de asilo comprendieron que su acceso al asilo en Estados Unidos sería sujeto a su voluntad de esperar en México” y agregó que “Confiando en esta declaración del gobierno de Estados Unidos, así lo hicieron. El gobierno – en un giro que, en el mejor de los casos, puede considerarse desorientador y, en el peor, engañoso- ahora busca cambiar de dirección”.

La abogada de Al Otro Lado, Erika Pinheiro, expresó que el fallo judicial “protegerá las vidas de los solicitantes de asilo que se vieron obligados a soportar dificultades extremas mientras esperaban en ciudades fronterizas peligrosas durante meses su oportunidad de solicitar asilo en Estados Unidos”, según la agencia EFE.

Pinheiro añadió que “Estas personas en busca de asilo tienen un profundo compromiso para cumplir con nuestras leyes en busca de protección y estamos aliviados de ver que su decisión de seguir las instrucciones de nuestro gobierno para esperar en México no influenciará sus posibilidades de asistencia”.

La abogada supervisora del Proyecto de Justicia de Inmigrantes de SPLC, Melissa Crow, por otra parte, advirtió que “si bien aún queda un largo camino por recorrer, el fallo es importante para los miles de solicitantes de asilo que siguieron las ‘reglas’ y esperaron su turno”.

Asilo

Según Crow, se trata de personas vulnerables, “muchas de las cuales esperaron meses para solicitar asilo, simplemente desean tener la oportunidad de que se escuchen los méritos de sus casos”.

Crecen las listas de espera

Después que la administración federal dijo que no estaba en capacidad de procesar las solicitudes de asilo que se presentaban en los puntos de ingreso oficiales en la frontera, y el gobierno pidió a los migrantes esperar en México una respuesta, la espera se ha prolongado durante meses como parte de la estrategia de “dosificación” adoptada por la administración.

En noviembre unas 21,400 personas, cuyos nombres aparecen en las listas de espera para el asilo, aguardan en 11 ciudades fronterizas de México, según datos que maneja el Centro de Estudios de Estados Unidos y México de la Universidad de California en San Diego y el Centro Strauss para la Seguridad y Ley Internacional de la Universidad de Texas.

Esto ha creado diversos problemas y caos en las ciudades mexicanas fronterizas donde los inmigrantes esperan, ya que el gobierno de Estados Unidos no está procesando las listas con la celeridad que debería. Constantemente, los albergues de migrantes en México deben ser supervisados por las autoridades federales, estatales y locales y por los propios inmigrantes.

Al parecer no hay el suficiente control o centralización de las listas de espera por parte del gobierno estadounidense, lo que ha dificultado tener un número exacto del número de personas que están en busca de asilo. Tanto las que lo solicitaron antes del 16 de julio como las que fueron admitidas luego de que entrara en vigor la medida de prohibición del gobierno.

Aunque los abogados de inmigración que defienden los derechos de los inmigrantes calculan que ya son miles las personas que están en la frontera de México con los EE.UU a la espera de una respuesta.

Hasta ahora ni el Departamento de Justicia ni el de Seguridad Nacional, han ofrecido declaraciones relacionadas con el fallo de la jueza Bashant. El Presidente Donald Trump, por su parte, comentó que ha habido avances en los últimos días para revertir la crisis humanitaria por la que atraviesan los miles de migrantes centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia en sus países.

Sin embargo Trump quiere más y ha pedido al Congreso reformar las leyes de inmigración:

Gran progreso en la frontera, ¡pero los demócratas en el Congreso deben cambiar las leyes de inmigración para que todas sean buenas! Poner fin a las lagunas y mucho más”, escribió en su cuenta de Twitter el mandatario.