TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

Si usted recibe una orden de deportación no significa que tiene que abandonar el país o que será obligado a hacerlo por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) o la Patrulla Fronteriza (BP) de inmediato. Aún le quedan varias opciones que un buen abogado de inmigración de Los Ángeles puede utilizar en su beneficio.

Entre 2011 y 2019 los tribunales de inmigración de los Estados Unidos emitieron un total de 959,555 órdenes de deportación de extranjeros que residían en el país, de acuerdo con datos aportados por el Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse (Nueva York). Sin embargo, todavía no se sabe a ciencia cierta cuántas de estas órdenes de deportación han podido ser ejecutadas.

Decenas de extranjeros que viven en California o en cualquier otro estado del país que han sido detenidos por agentes federales, han tenido que pasar por esta situación tan difícil para ellos y sus familiares. Incluso, muchas de estas personas cuando son detenidas no saben que ya tienen una orden de deportación.

Inmigration USCIS

Esto se debe a que muchos son detenidos y procesados y cuando salen en libertad creen que ya su situación está resuelta y no acuden a la corte por desconocimiento de la ley de inmigración y por no consultar a un abogado experto en estos temas.

Algunas veces, incluso, el inmigrante no va a la Corte sencillamente porque no fue informado por el gobierno que tenía que comparecer y al no hacerlo pierde su derecho a defenderse. A veces el gobierno también envía notificaciones de comparecencia (NTA) sin fecha de presentación ni dirección con este propósito.

El problema para los inmigrantes comienza cuando nuevamente es detenido por un policía y se descubre que tiene una orden de deportación. Ahí comienza el calvario para el inmigrante.

Opciones legales después de recibir una orden de deportación

La buena noticia para los inmigrantes es que todo no acaba ahí. El recurso legal que tendrá que emplear para defenderse dependerá de las circunstancias particulares de su caso, ya que existen muchas formas incluyendo la apelación, la impugnación o la suspensión de una orden de deportación.

A continuación le explicaremos las tres formas principales que se emplean para impugnar una orden de deportación. Lo primero que debe hacer si recibe una orden de deportación es ponerse en contacto de inmediato con un abogado de inmigración para que lo ayude a preservar su libertad y librarse del problema que se le viene encima.

El inmigrante debe cumplir con lo estipulado en la orden judicial de inmigración que ha recibido después de haber agotado todos los remedios disponibles en su caso. Evadir el cumplimiento de estos mandatos legales acarrea graves consecuencias para el inmigrante.

Un factor clave para defender el derecho a permanecer en Estados Unidos, es el tipo de ayuda legal que decida contratar para que lo defienda. De la experiencia, capacidad y honestidad del abogado de inmigración que usted escoja, dependerá su suerte en el largo camino que tendrá que recorrer para alcanzar el sueño americano.

Moción para reabrir el caso

Su abogado de inmigración en determinadas situaciones puede solicitarle al juez de inmigración que abra nuevamente el caso y revise la orden de deportación emitida. Este procedimiento se denomina Moción para reabrir y consiste en redactar un informe breve o escrito dirigido al juez en el que se explican las razones por las cuales se considera que el caso debe ser reconsiderado.

El informe debe estar acompañado de todos los argumentos legales, hechos y evidencias que su abogado de inmigración considere relevantes para sustentar la solicitud. Las dos principales situaciones en las que un tribunal de inmigración decide considerar una moción para reabrir incluye:

  • Moción para reabrir una decisión in absentia (en ausencia)
  • Moción para reabrir debido a circunstancias cambiantes.

Moción para reabrir una decisión en ausencia

Cuando la persona recibe una orden de deportación en ausencia, se puede pedir al tribunal considerar una moción para reabrir el caso. Al tomar una decisión en ausencia, significa que el tribunal tomó su decisión sin que esa persona pudiera estar presente en el proceso judicial para defenderse.

La defensa puede presentar una moción para reabrir ante el tribunal alegando que usted no participó en los procedimientos y por lo tanto no tuvo oportunidad de impugnar los cargos de remoción impuestos en contra suya. Claro está, el inmigrante deberá demostrar al tribunal que la ausencia suya durante el proceso se debió a “circunstancias excepcionales”.

Dichas “circunstancias excepcionales”, según la ley de inmigración, son eventos sobre los cuales las personas no tienen ningún tipo de control. Por ejemplo:

  • Agresión o crueldad extrema hacia el inmigrante o contra un hijo o padre del inmigrante.
  • Enfermedad grave del extranjero.
  • Enfermedad grave o muerte del cónyuge o un familiar cercano (hijo, padre).

El extranjero también puede presentar ante el tribunal de inmigración una moción para reabrir si demuestra que nunca recibió ninguna notificación de los procedimientos en su contra o si se encontraba bajo custodia federal o estatal para el momento del proceso judicial lo que le impidió asistir a las comparecencias.

En todo caso, los alegatos que usted y su abogado de inmigración experto presenten deben ser lo suficientemente convincentes sobre las razones que motivaron su ausencia del proceso de inmigración.

Para las órdenes de deportación en ausencia, la ley de inmigración establece un plazo de 180 días contados a partir de la fecha de emisión de la orden original en ausencia para que el inmigrante pueda presentar en su defensa una moción para reabrir su caso. Mientras el tribunal considera la moción presenta, cesa temporalmente la orden de deportación.

Moción para reabrir por circunstancias cambiantes

Otra opción legal disponible después de recibir una orden de deportación, es descubrir ciertos hechos o pruebas importantes para su caso a los que usted no tuvo acceso durante los procedimientos originales en el tribunal. También cuando las condiciones políticas cambian en su país de origen, usted puede tener un temor creíble de volver, lo que permitiría sustentar en ambas situaciones la solicitud de reapertura de mociones.

Al probar que las condiciones en el país de origen cambiaron y usted teme por su vida y su libertad, así como la de su familia, puede presentar ante el tribunal una moción para reabrir su caso basada en la nueva información encontrada. Ya sea que desee solicitar asilo político o la retención de la expulsión por temor creíble de regresar a su país.

Hallazgo de nuevos hechos o evidencia

Cuando su abogado de inmigración descubre nuevos hechos o pruebas relevantes para respaldar su caso las cuales eran desconocidas por usted o el tribunal, se puede presentar una moción para reabrir presentando tal evidencia ante el tribunal. El plazo límite para presentar la moción en esta situación es de 90 días, contados a partir de la fecha de la orden de deportación.

La nueva evidencia que se presente ante el tribunal debe ser realmente relevante para su caso, porque de lo contrario el tribunal no la considerará. Su abogado de inmigración sabrá valorar los nuevos hechos o evidencias obtenidos antes de proceder a solicitar la moción. Se supone que la evidencia que se presente no estaba disponible para el momento en que se desarrolló el procedimiento original para que no había sido descubierta o presentada todavía.

Cuando el inmigrante busca la Cancelación de Remoción basada en nuevos hechos o evidencia, deberá incluir una solicitud completa de cancelación de remoción junto con su moción para reabrir. Es de resaltar, que este tipo de mociones no suspenden la orden de deportación del inmigrante.

Por lo tanto, su abogado de inmigración debe expresamente solicitar al tribunal o a los funcionarios de inmigración que suspendan la deportación mientras el juez considera la moción.

Moción para reabrir por una decisión incorrecta

Algunas veces cuando usted o su abogado de inmigración sienten que el juez que conoció de su caso tomó decisión equivocada basada en una interpretación errada de las leyes de inmigración o de sus regulaciones, se puede solicitar una reconsideración ante el tribunal. El instrumento legal a utilizar en este caso es la Moción para reconsiderar.

Las regulaciones de inmigración establecen un plazo límite de 30 días contados a partir de la fecha de la orden de deportación para esta moción. Durante este período su abogado puede presentar la moción para reconsiderar en la que debe exponer por qué considera que el juez de inmigración aplicó la ley de forma incorrecta en su caso, que lo llevaron a conclusiones erróneas sobre los hechos y sobre las pruebas presentadas.

Detenidos ICE

Su abogado de inmigración también debe sopesar los pros y los contras de presentar una moción para reconsiderar en lugar de una moción para reabrir el caso o, más bien, presentar una apelación directamente ante la Junta de Apelaciones de Inmigración.

Apelación ante la Junta de Apelaciones de Inmigración

La Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) es la instancia judicial que se encarga de revisar las actuaciones de los tribunales de inmigración inferiores. Cuando la BIA considera que el juez de inmigración tomó una decisión incorrecta por:

  • Una interpretación errónea de la ley de inmigración;
  • La aplicación incorrecta de la ley o;
  • Porque llegó a conclusiones equivocadas sobre los hechos y las pruebas presentadas.

Usted puede apelar dicha decisión del tribunal ante el BIA. Para ello dispone de 30 días contados a partir de la fecha de la orden de deportación impartida por el tribunal de inmigración.

Cuando se apela directamente de la decisión del juez de inmigración, el proceso de deportación se suspende automáticamente. Para esto debe haber presentado la apelación dentro del plazo fijado de 30 días. Cuando el inmigrante está apelando la decisión del tribunal sobre su moción anterior ya sea de reapertura o una moción de reconsideración, igualmente su abogado de inmigración deberá solicitar al juez o al BIA una suspensión de la orden de deportación mientras se considera la apelación.

Cuando la BIA no decide a favor de solicitante, el inmigrante tiene aún el derecho de solicitar una nueva apelación por ante el tribunal federal de apelaciones del Noveno Circuito de California en este caso o cualquier otro en los Estados Unidos, según el área de residencia del interesado. Incluso, si el BIA y la Corte de apelaciones del Circuito 9 fallan en contra, todavía queda otra instancia donde acudir que es el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Sin embargo, tanto el tribunal de circuito federal como la Corte Suprema pueden negarse a escuchar la apelación, además de que este es un proceso largo y costoso. Lo importante es que usted quede claro en que las órdenes de deportación no significan procedimientos definitivos sino que son por el contrario discutibles y apelables. Solo necesita de un buen asesoramiento legal con un abogado de inmigración experto en Los Ángeles que sea capaz y cobre tarifas accesibles para todos los bolsillos.