TOUCH BELOW FOR A FREE CASE REVIEW 24/7

A pesar del endurecimiento de las leyes migratorias en los Estados Unidos bajo la administración del presidente Donald Trump, hay dos cosas que no pueden perderse de vista. La primera es que ciertamente vivir y trabajar en EE.UU sigue siendo la primera opción para los migrantes extranjeros de todo el mundo. La segunda, que Estados Unidos necesita de la mano de obra extranjera para continuar el ritmo de crecimiento económico que lleva actualmente.

Hay varios factores que hacen de esta superpotencia una nación muy atractiva para cualquier extranjero: su abundancia de recursos y riqueza propios de una economía boyante, además del poder económico y político que representa, sin dejar de lado el llamado American way of life, que a muchos cautiva.

Razones para emigrar a Estados Unidos

El índice de desempleo actual del país es uno de los más bajos en muchos años. Esto, desde luego, se ha convertido en el principal estímulo para el aumento del número de migrantes latinoamericanos y de otras regiones del mundo en busca del sueño americano.

El índice de desempleo actual de los EE.UU se ubica en apenas 3,7 %, según datos del mes de junio, un mes por cierto en el que se crearon unos 224.000 nuevos puestos de trabajo. De seguir a este ritmo muy pronto la economía alcanzará el nivel de pleno empleo.

Además el salario promedio aumentó en 6 centavos de dólar la hora para ubicarse en $ 27,90. En los últimos 12 meses, los salarios no han dejado de crecer en todo el país. Esto sumado al mejoramiento de la tasa de participación en el mercado de trabajo.

¿Es posible actualmente conseguir trabajo en Estados Unidos?

Sí, es la respuesta corta. Cualquier inmigrante tiene la oportunidad de conseguir empleo en los EE.UU actualmente sin mucho esfuerzo. El tema complicado es conseguir el tipo de empleo que se quiere y una remuneración acorde. Esto va a depender en mucho de si el extranjero tiene papeles o no; es decir, de su estado migratorio, de su cualificación para el trabajo, de su experiencia y del dominio del idioma inglés.

Para poder trabajar legalmente en EE.UU hay tres formas:

1. Siendo ciudadano estadounidense por naturalización;

2. Tener una Green Card o ser Residente permanente legal;

3. Obtener una visa de empleo solicitada por un patrocinador estadounidense.

Para estos casos es pertinente consultar a un abogado de inmigración con experiencia visas de empleo. De manera que nos oriente sobre cuál es la mejor opción para nosotros, según nuestro estado migratorio y las posibilidades que tenemos bien sea porque tenemos un familiar que es residente permanente o porque una empresa requiere de nuestros servicios.

El servicio de inmigración de los Estados Unidos dispone de diversos tipos de visa para cada situación. Por eso es necesario obtener ayuda legal experta que nos oriente sobre lo que es más adecuado para nosotros, según nuestras motivaciones y necesidades. Hacer las cosas bien nos ahorra dolores de cabeza y aumenta las probabilidades de que el gobierno apruebe el visado solicitado.

Los abogados de inmigración saben que en la mayoría de los casos la negación de la visa se debe a errores que cometen los solicitantes de visa de trabajo al momento de aplicar. La razón es que desconocen las opciones que tienen disponibles por falta de asesoramiento o por un asesoramiento muy deficiente. Los inmigrantes algunas veces terminan aplicando para permisos que no necesitan.

¿Qué opciones de visa están disponibles?

Hay varias opciones de visa de trabajo disponibles para los inmigrantes hispanos o de otra nacionalidad que desean trabajar legalmente en Estados Unidos. Por ejemplo:

Visa L-1. Este visado se otorga a ejecutivos extranjeros que laboran para empresas estadounidenses, quienes los solicitan para trabajar en su casa matriz. La visa L-1 se le llama también visa de transferencia de ejecutivos.

Visa E-1. Se entrega a los trabajadores extranjeros que ingresan al país para trabajar en actividades de comercio exterior. Solo aplica para ciudadanos de países con los cuales EE.UU tiene un tratado de cooperación comercial.

Los países latinoamericanos con los cuales EE.UU no tiene un tratado de comercio son: Venezuela, Brasil, Perú, Bolivia y Ecuador, por lo tanto no pueden aplicar para este visado.

Visa E-2. Se otorga a personas que viajan a Estados Unidos para invertir en alguna actividad comercial. También aplica solo para ciudadanos de países con los que EE.UU tiene un tratado comercial.

Visa H-1B. Es una opción para los extranjeros que ingresan al país para ocupar un empleo profesional calificado con grado universitario y gran experiencia laboral.

Visa F-1. Es una visa para estudiantes a los que el gobierno estadounidense les permite trabajar en determinadas condiciones en el campus universitario. También les da la posibilidad de ser patrocinados por empleadores para obtener una Visa de Trabajo H-1B.

Visa EB-5. Se entrega a extranjeros que invierten un mínimo $ 500.000 en una nueva empresa que genere al menos 10 puestos de trabajo.